¿Cómo nos protegen los lentes de sol de los rayos UV?

¿Cómo nos protegen los lentes de sol de los rayos UV?

Protección-luz-solar-4

¿Cómo nos protegen los lentes de sol de los rayos UV?

Protección-luz-solar-4

Contenido

Hoy, el sol está incandescente y la mañana sin duda invita a salir y disfrutar de un día maravilloso, tal es el caso de Juan, quien aprovecha para andar en bicicleta y luego broncearse en el patio trasero de su casa. Sin embargo, él olvida un detalle importante, desconoce cómo nos protegen los lentes de sol de los rayos UV.

Así como Juan, se dan muchos casos de personas que no miden las repercusiones de exponer la vista a la radiación solar. Por eso nuestro interés de educarte a través del siguiente artículo, sobre la importancia de contar con unas gafas adecuadas que impidan el desarrollo de algún padecimiento con el tiempo.

Partamos por el espectro electromagnético, que se extiende desde la radiación de menor longitud de onda (rayos gamma y los rayos X), pasando por la luz ultravioleta (la luz visible y los rayos infrarrojos), hasta las ondas electromagnéticas de mayor longitud de onda (ondas de radio).

Regresemos al caso de Juan, quien después de una buena ‘cleteada’ está tirado en su silla reclinable y tomando el sol. Él, al igual que todos los seres humanos, cuenta con un sistema visual que recoge las señales luminosas y las transmite al cerebro, pero sus ojos solo son sensibles a una pequeña parte del espectro electromagnético; es decir, es ciego a todo menos a aquello que llamamos ‘luz visible’.

El espectro electromagnético de luz tiene tantas ondas, que Juan necesita de tecnología y de diferentes herramientas para poder procesarla.

Clasificación de los rayos UV

Protección-luz-solar-2

A Juan se le ve una sonrisa de oreja a oreja, porque su piel agarra color, pero a la vez ignora que sus ojos reciben la radiación ultravioleta (UV), que corresponde al 7% de la franja del espectro electromagnético. Esta radiación la podemos clasificar en 3 grupos, según la longitud de onda:

  • UVA: es la radiación ultravioleta con mayor longitud de onda, y por lo tanto es la menos energética, sin embargo, es la que posee mayor poder de penetración en el cristalino y el epitelio pigmentario de la retina, con lo que puede producir alteraciones en el ADN. 
  • UVB: con mayor energía que la radiación UVA, por lo que puede causar quemaduras y eritemas, siendo la principal responsable de cánceres cutáneos. 
  • UVC: Es la más energética y dañina de las radiaciones ultravioleta, aunque es absorbida totalmente por la capa de ozono y no llega a la superficie terrestre. 

Lo que pasaría si no utilizas gafas protectoras

El bronceado y la ‘cleteada’ sin usar gafas de sol no es un hecho aislado en la vida de Juan, sino que forma parte de su rutina; por lo que está expuesto a muchas patologías, tanto en la piel como en los ojos, debido a la radiación UV.

Los ojos de Juan cuentan con diferentes mecanismos de protección como son los párpados, las pestañas y el iris. No obstante, la conjuntiva (la membrana que recubre el párpado y cubre la parte blanca del ojo) es una de las zonas más sensibles a la radiación UV, lo que podría provocarle pterigion, conjuntivitis y pinguéculas.

Además, se debe tomar en cuenta que la lágrima y la córnea son los principales filtros para las radiaciones nocivas, y si la radiación no es filtrada por la lágrima y la córnea, ésta pasa al iris y al cristalino, variando la transmisión de UV en función de la edad del ojo.

Como dijimos al inicio, antes de que Juan alcanzara un bronceado camarón, el objetivo del artículo es concientizar a la población sobre la necesidad de proteger los ojos, ya que la radiación UV está directamente relacionada con la aparición de muchas patologías, algunas de ellas irreversibles.

Incluso, las partes más sensibles a estas quemaduras son la córnea, el cristalino y la retina, por lo que Juan en un tiempo no muy lejano podría presentar síntomas como: enrojecimiento e irritación, lagrimeo, dolor, visión borrosa, pérdida de la visión o una sensación de tacto arenosa en los ojos al pestañar.

Protección-luz-solar-3
Protección-luz-solar-3

El bronceado y la ‘cleteada’ sin usar gafas de sol no es un hecho aislado en la vida de Juan, sino que forma parte de su rutina; por lo que está expuesto a muchas patologías, tanto en la piel como en los ojos, debido a la radiación UV.

Los ojos de Juan cuentan con diferentes mecanismos de protección como son los párpados, las pestañas y el iris. No obstante, la conjuntiva (la membrana que recubre el párpado y cubre la parte blanca del ojo) es una de las zonas más sensibles a la radiación UV, lo que podría provocarle pterigion, conjuntivitis y pinguéculas.

Además, se debe tomar en cuenta que la lágrima y la córnea son los principales filtros para las radiaciones nocivas, y si la radiación no es filtrada por la lágrima y la córnea, ésta pasa al iris y al cristalino, variando la transmisión de UV en función de la edad del ojo.

Como dijimos al inicio, antes de que Juan alcanzara un bronceado camarón, el objetivo del artículo es concientizar a la población sobre la necesidad de proteger los ojos, ya que la radiación UV está directamente relacionada con la aparición de muchas patologías, algunas de ellas irreversibles.

Incluso, las partes más sensibles a estas quemaduras son la córnea, el cristalino y la retina, por lo que Juan en un tiempo no muy lejano podría presentar síntomas como: enrojecimiento e irritación, lagrimeo, dolor, visión borrosa, pérdida de la visión o una sensación de tacto arenosa en los ojos al pestañar.

No esperes a que un daño irreversible toque a las puertas de tus ojos...utiliza gafas protectoras

Protección-luz-solar-1

Luego de leer este artículo recibimos una llamada de Juan, quien nos consultó cómo puede proteger sus ojos de la radiación solar. Acá le compartimos algunos consejos de nuestros optometristas:

  1. Utilizar lentes que bloqueen los rayos UV, tanto los UVA como los UVB.
  2. Elegir monturas que cubran toda el área del globo ocular.
  3. Extremar las precauciones durante las horas de máxima radiación solar, desconfiando de la nubosidad ya que no impide el paso de los rayos del sol.
  4. Utilizar gorras y sombreros.
  5. Proteger niños, adultos y personas de edad avanzada por igual.

Cabe señalar que hay distintos tipos de filtros solares, que se pueden clasificar de la siguiente manera:

Según el nivel de protección

La normativa europea clasifica los filtros en 5 niveles de protección (de 0 a 4) respecto a los rayos solares.

 

Hay que tener en cuenta que los lentes de los niveles 1, 2 y 3 no son aptos para la conducción nocturna y los de nivel 4 no son válidas para la conducción en ninguna situación.

Según el color de los lentes

*Los filtros de color verde alteran poco los colores y están indicados en casos de hipermetropía y para deportes náuticos.

*Los filtros de color gris respetan mucho los colores naturales. Son muy buena elección para conducir.

*Los filtros de color marrón aumentan el contraste y están indicados para personas miopes y actividades al aire libre.

Según el tipo de lente

*Los lentes estándar son los más cotizados. Se trata de los típicos lentes coloreados y utilizados en la mayoría de las gafas solares.

*Los lentes polarizados son cada vez más utilizados. Se caracterizan por su capacidad de filtrar el exceso de luminancia, por tanto, eliminan reflejos molestos de superficies brillantes. Son recomendables para actividades marítimas y en la nieve. 

*Los lentes fotocromáticos son aquellos que varían la transmisión de la luz UV, según la intensidad de la luz solar (oscurecen proporcionalmente a la cantidad de UV que reciben). 

*Los lentes espejados son recomendables para deportes náuticos y de montaña ya que el espejo refleja la luz y evita que llegue al ojo. 

*Los lentes solares anti reflejantes, son aquellos que contienen un suplemento en la cara interna del cristal de forma que reflejen 4 veces más la luz que un lente estándar, logrando un mayor contraste y una visión más cómodo.

Según el material

Los lentes orgánicos o plásticos son muy resistentes a los impactos, pero no así a los arañazos. Se trata de lentes muy ligeros y que aportan comodidad. Ideales para niños y para prácticas deportivas.

Contrario a los lentes plásticos, los minerales o de vidrio son más duros (por lo tanto, se rayan mucho menos), pero más frágiles a los impactos. Además, su peso hace que no sean gafas adecuadas para realizar deporte.

En conclusión, tanto Juan como las personas que lean este artículo ahora tendrán un parámetro de la importancia de utilizar gafas para proteger los ojos de la radiación solar, principalmente, en la época de verano.

Juan adquirió sus gafas de sol en nuestra tienda en línea euroopticas.net, donde encontrarás un amplio portafolio de las mejores marcas y a precios accesibles, así como increíbles descuentos y nuevas colecciones.

Nuestros optometristas no solo te asesorarán en Multiplaza Escazú, sino también por WhatsApp, así que no hay excusa para no proteger tus ojos del sol.

Hasta la próxima y recuerda que estás… ¡En la Mira!

Conocé nuestra amplia variedad de aros de sol para protegerte del sol

1 comentario en «¿Cómo nos protegen los lentes de sol de los rayos UV?»

Deja un comentario

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda
    ×

    Conversá con nuestra optometrista en línea.

    × Envío gratis por tu compra en línea.